Axon invierte en la tecnológica aragonesa Libelium

La gestora española de venture capital da inicio a las compras del nuevo fondo Axon Innovation Growth IV, concebido para invertir en compañías con potencial de salida a Bolsa

Primera inversión de Axon Partners Group con el fondo que lanzó hace un año –Axon Innovation Growth IV– para detectar compañías con mucho potencial y opciones de acabar convirtiéndose en cotizadas, siguiendo los pasos de Holaluz, uno de los proyectos que mayores alegrías ha dado a la gestora española de venture capital. El vehículo debuta en el apartado de las adquisiciones con la entrada en el accionariado de la tecnológica aragonesa Libelium.

La empresa experta en el Internet de las cosas se integra, así, en la cartera del sexto vehículo de la entidad presidida por Francisco Velázquez para inversiones directas. Por la otra parte, Axon se incorpora a la propiedad del grupo aragonés con una participación minoritaria a través de una ampliación de capital, que permitirá a la compañía captar recursos para impulsar los planes de consolidación y expansión en el mercado de los dispositivos de sensores.

Libelium dio los primeros pasos en esta actividad en 2006, cuando fue constituida por Alicia Asín y David Gascón como un proyecto vinculado a la Universidad de Zaragoza. Con la salida de Gascón en diciembre del pasado año, comenzó una nueva etapa con Alicia Asín al frente y con la intención de buscar aliados con capacidad para apoyar la estrategia de crecimiento orgánico e inorgánico.

La operación con Axon se sitúa en esta dirección. El fondo de venture capital, referente en la industria que identifica oportunidades de inversión en proyectos innovadores, respaldará y ayudará a financiar la apuesta de Libelium, que pretende abordar dos retos principales: la diversificación de producto y la internacionalización.

La compañía aragonesa dispone de soluciones tecnológicas para aplicaciones en distintos sectores -agricultura de precisión, las ciudades inteligentes o la digitalización industrial, entre otros- y, en esta nueva etapa, tratará de lanzar otras propuestas. Respecto a la salida al exterior, Libelium tiene hoy clientes en 120 países, pero se propone reforzar la presencia en el canal de distribución de Norteamérica, Europa y Asia Pacífico. La entrada de Axon será, asimismo, una palanca para explorar la región latinoamericana, donde la gestora dispone de red y contactos.

La transacción también abre la puerta a realizar adquisiciones de otras empresas del sector o start ups que aporten capacidades adicionales en inteligencia artificial y servicios cloud. De hecho, ya se ha seleccionado un grupo de compañías de interés y se ha identificado en Europa del Este la que será la primera compra del plan de crecimiento inorgánico. Además, está previsto que este año se amplíe la plantilla actual hasta un 30% para dar cabida a nuevos profesionales. Todo con la vista puesta en hacer de éste un grupo líder.

Foco

Con Libelium, Axon da el pistoletazo de salida a un fondo que salió al mercado el verano pasado con un foco muy concreto: recaudar alrededor de 150 millones de euros para impulsar scale ups, esto es, pymes innovadoras y con fuerte potencial, que operan actividades ya probadas y que necesitan un último empujón para explotar y acabar cotizando en Bolsa. Aunque todavía está pendiente de materializar el cierre final, Axon Innovation Growth IV ya se ha estrenado en el capítulo de la inversión.

En total, la entidad proyecta hacer alrededor de diez operaciones de toma de una posición minoritaria en el accionariado de empresas españolas, sobre todo, pero también del resto de Europa y latinoamericanas. La idea es sistematizar la estrategia de cross-over, que consiste en la inversión en compañías privadas para después buscar una salida a un mercado cotizado, preferiblemente uno alternativo, con la prioridad puesta en el BME Growth o Euronext.

La confianza del equipo de Axon en las perspectivas de este nuevo vehículo es total. Según aseguran sus responsables, hay muchas empresas que podrían recibir el respaldo del fondo, porque los actuales propietarios están interesados en encontrar un socio que pueda inyectar recursos significativos a la vez que proporcione experiencia internacional y operativa para hacer fusiones y adquisiciones o para articular el debut en el parqué.

Éste es el patrón que adoptó Holaluz. Axon invirtió en 2016 en la compañía comercializadora de energía 100% renovable y en noviembre de 2019 el grupo debutó en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil) con una valoración de 160 millones de euros. Esta transacción le ha valido a la gestora de venture capital reconocimientos y notoriedad. Ahora, los esfuerzos están puestos en encontrar exponentes con los que repetir el éxito. Libelium se ha ganado ya un hueco entre los candidatos.

Share this post

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email
Share on print