Axon Partners Group desafía la adversidad y ultima su salida a Bolsa para finales de junio

La gestora de activos alternativos (venture capital, sobre todo) y consultora tecnológica -las dos patas de actividad son igual de importantes, recalca el presidente- se afana estos días en cerrar los últimos flecos de la oferta pública de venta (OPV) con la que se convertirá en compañía cotizada. El propósito es colocar, a través de una ampliación de capital, alrededor del 15% del total de la propiedad, que hoy se reparten los tres máximos directivos del grupo. Esto es, Alfonso de León, consejero delegado de la división de inversión; Dimitri Kallinis, consejero delegado de la parte de consultoría, y el propio de Francisco Velázquez de Cuéllar.

Los actuales dueños han optado por la salida a Bolsa para transportar la entidad a la siguiente etapa de evolución. Son tres los motivos que han propiciado este movimiento. “El principal y punto de partida es constituir un programa de transmisión de títulos a los empleados, empezando por los socios que ahora no son accionistas”, señala Velázquez. Este plan de “democratización de la firma” permitirá a Axon “generar una estructura sólida y sostenible a largo plazo” y que la plantilla pueda ser propietaria y participar de los beneficios a través del cobro de dividendos.

A esto hay que añadir que con el debut en el parqué se incorporarán al capital inversores institucionales “estratégicos” -dispuestos a respaldar la operación, según las primeras conversaciones que Axon ha entablado durante el proceso- y que tendrán un papel clave para acelerar la expansión de la compañía. También habrá un paquete de títulos orientado a family offices y otro tipo de partícipes, que garantizarán la liquidez de las acciones.

Y la tercera razón es que este salto al mercado ayudará a desplegar las perspectivas de crecimiento inorgánico del grupo, no sólo por los recursos que se captarán con la transacción, sino porque “cotizar en Bolsa facilita la instrumentalización de las adquisiciones futuras”, defiende el presidente de Axon. Velázquez anticipa que ya tienen proyectos de compra en fase avanzada de análisis y que pronto podrían materializarse.

Precio

El regulador aprobará el folleto de la salida a Bolsa en pocos días y entonces se distribuirá toda la información sobre el grupo y el proceso, que asesoran JB Capital Markets y GVC Gaesco. La operación incluirá una ampliación de capital, que es la que permitirá obtener una inyección financiera con la que potenciar la estrategia de expansión de Axon. Se calcula que la valoración de la compañía se situará en la horquilla de entre 100 y 120 millones de euros, aunque la última palabra siempre corresponde a los inversores.

No parece que encontrar pretendientes a la entrada en el capital de Axon vaya a ser un problema, en cualquier caso y pese a la actual volatilidad de los mercados y, en particular, la vorágine en la que se encuentran inmersas hoy las empresas tecnológicas. “Tomamos la decisión cuando las cosas estaban bien. Las correcciones empezaron en febrero y aceleraron a partir de marzo”, describe Velázquez. Con todo, el grupo de inversión y consultoría está convencido del atractivo de las credenciales que presenta.

“Ésta es una compañía robusta y diversificada, que no tiene deuda”, defiende el presidente, “con dos divisiones sinérgicas, con presencia y proyección internacional y para las que existe un plan de crecimiento viable, cuyo propósito es duplicar los beneficios en cuatro años”. Con el debut en el parqué se busca “ganar escala para competir globalmente” y “no se trata de una operación especulativa que persiga maximizar precio”. Además, el compromiso de los responsables de la entidad es distribuir dividendo por el 75% de las ganancias, alega.

El año pasado Axon obtuvo un ebitda (beneficio bruto de explotación) de cinco millones y para 2022 la expectativa es alcanzar los siete millones, explica Velázquez. En el área de inversión, gestiona una cartera de más de 750 millones en activos y, en la parte de consultoría, ha participado en 350 proyectos en 50 países. En la actualidad el grupo está integrado por un equipo de más 75 profesionales y dispone oficinas en siete localizaciones: en Madrid (donde se ubica su sede), Sevilla, Bogotá, Bruselas, Estambul, Medellín y Riad.

Share this post