Axon lanza un fondo de €150m para impulsar compañías innovadoras y sacarlas a Bolsa

El éxito alcanzado con Holaluz ha alentado a los responsables de Axon Partners Group a levantar un fondo que replique la estrategia seguida en la compañía comercializadora de energía 100% renovable. La gestora española de venture capital vuelve, así, a saltar al mercado para recaudar alrededor de 150 millones de euros con los que impulsar scale ups, esto es, pymes innovadoras y con fuerte potencial, pero que operan actividades ya probadas y que necesitan un último empujón para explotar y acabar cotizando en Bolsa.

Este nuevo vehículo, bautizado como Axon Innovation Growth IV, es el sexto proyecto que la entidad dirigida por Alfonso de León y Francisco Velázquez lanza para realizar inversiones directas y, a diferencia de los anteriores, pone el foco en promover el debut bursátil de empresas que todavía están en fase de crecimiento, pero que tienen modelos de negocio testados y que implican menor riesgo de producto y organización. Esto permitirá maximizar el retorno para los inversores del fondo y conseguir liquidez en un periodo inferior al habitual en los vehículos de venture capital, defienden desde la firma.

Axon Innovation Growth IV ya ha sido registrado en la CNMV y los responsables de la gestora prevén que podría materializar un cierre final en el último tramo de 2020 o principios de 2021. Antes de que se produzca este hito, los planes pasan por dar el pistoletazo de salida a las inversiones. De hecho, los pronósticos apuntan a que la primera transacción se acordará pronto, a la vuelta del parón veraniego. En total, la entidad proyecta hacer alrededor de diez operaciones de toma de una posición minoritaria en el accionariado de empresas españolas, sobre todo, pero también del resto de Europa y latinoamericanas.

Perspectivas
La confianza del equipo de Axon en las perspectivas de este nuevo vehículo es total. Según aseguran, han analizado un catálogo con más de 200 compañías españolas y han visto que hay muchas de estas pymes que podrían ser objeto de inversión del fondo, porque los actuales propietarios estarían interesados en encontrar un aliado que pueda aportar recursos significativos a la vez que experiencia internacional y operativa para hacer fusiones y adquisiciones o para articular una salida a Bolsa.

“Este fondo cubre un hueco existente en toda Europa que no está siendo atendido por los inversores tradicionales ya sean de venture capital o de buy out [compras apalancadas]. Los primeros, porque se centran en la búsqueda de unicornios [empresas que alcanzan una valoración superior a los 1.000 millones de dólares en muy breve plazo] y los segundos, porque rehúyen las inversiones en innovación tecnológica o en participaciones minoritarias. Esto, unido a la huída de inversores institucionales internacionales por el coronavirus, deja a muchas excelentes empresas en tierra de nadie, pero con una perspectiva de revalorización excepcional si se cuenta con el capital y el apoyo necesarios”, comentan Alfonso de León y Francisco Velázquez. 

Share this post

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email
Share on print