La imparable evolución del IoT

IoT (Internet of Things) describe a la red de objetos físicos interconectados – “Things” – que llevan incorporados sensores, software y tecnologías con el propósito de intercambiar datos con otros sistemas a través de Internet.

Estos sensores y dispositivos son capaces de generar enormes cantidades de datos, que una vez procesados generan al tiempo conocimientos sobre el negocio, causando acciones concretas. Las iniciativas IoT ofrecen el potencial de reducir costes, optimizar procesos y generar conocimientos exclusivos para cada negocio.

Los grandes clientes se mantienen optimistas en relación con las soluciones IoT, sin embargo, este entusiasmo se ha visto aplacado al darse cuenta de que las soluciones completas pueden tardar en implementarse, demorando el resultado esperado según las expectativas originales. Muchas organizaciones tienen dificultades comprendiendo como sus negocios se pueden beneficiar de las soluciones, necesitan ayuda cuando lanzan iniciativas IoT.

Pero la evolución de este mercado no se detiene y se esperan crecimientos de doble digito en los volúmenes de negocio, durante los próximos años. Según Cisco para el año 2023 habrá cerca de 30.000 millones de dispositivos conectados a Internet. Los diferentes ingredientes que conforman las soluciones IoT, no frenan en ofrecer más y mejores alternativas. Por una parte, los sensores y actuadores son cada vez mas sofisticados, han resuelto los problemas de autonomía, con baterías de larga duración, apareciendo también sensores autónomos que utilizan energía solar. La estandarización progresiva, también aporta mejoras a la hora de desplegarlos, integrarlos y gestionarlos mediante potentes plataformas de orquestación.  Por otro lado, los proveedores de servicios (CSPs) como AWS y Microsoft han invertido importantes cantidades de dinero para ofrecer plataformas se procesamiento especializadas en soluciones IoT, que proveen almacenamiento, capacidad de computo y aplicaciones de IA (Inteligencia Artificial) y ML (Machine Learning), todos elementos necesarios para el funcionamiento de cualquier proyecto de IoT. También, la evolución de las redes y la tecnología 5G, vienen a resolver los problemas de comunicación y las latencias inherentes a las transmisiones de grandes volúmenes de datos.

Adicionalmente, cuando se define una arquitectura para cualquier solución IoT, con frecuencia es necesario incluir recursos de computación y almacenamiento cercanos o adyacentes físicamente a la red de sensores, normalmente para evitar retardos en las comunicaciones con los dispositivos en La Nube. Estos recursos intermedios se conocen como Edge Computing (Computación en la periferia), actúan de forma autónoma concentrando funciones concretas del sistema, a la vez que interactúan o intercambian datos e información con los sistemas residentes en La Nube.

Como respuesta a estas necesidades de recursos adyacentes a la red de sensores / actuadores, también emerge el modelo Fog Computing (Computación en la Niebla). En este caso, aparecen proveedores de servicios (IaaS, SaaS, PaaS, etc.), que garantizan la cercanía física de estos servicios a los puntos en los que se encuentran desplegadas las redes de dispositivos. Este modelo de computación responde específicamente a requerimientos de las soluciones IoT, y está siendo adoptado cada vez más en diversos proyectos, en consecuencia, aparecen cada día más proveedores de servicios especializados en este campo. 

Finalmente, emergen numerosas empresas de consultoría IoT con amplios conocimientos de integración y especialización en mercados verticales – Ciudades Inteligentes, Agricultura, Salud, Medio Ambiente, Industria, Distribución, Servicios Financieros, Educación, etc. -, todos ellos sectores donde el potencial de beneficios es enorme. El volumen de negocio de la consultoría de IoT creció a un ritmo del 50% en los últimos dos años.

Al ser un área emergente, IoT puede proveer ventajas únicas a empresas de diferentes sectores, pero contratar el talento necesario, resulta costoso y difícil por la oferta limitada de profesionales cualificados. Por tanto, las empresas necesitan contratar los servicios de consultoría IoT por las siguientes razones:

.- Si no pueden formar un equipo IoT interno y necesitan desarrollar alguna iniciativa IoT

.- No tienen los conocimientos suficientes en IoT para desarrollar y construir su estrategia IoT

.- Necesitan recomendaciones sobre las soluciones y productos en el mercado

Los servicios de consultoría en IoT, normalmente incluyen:

  • Identificación de potenciales casos de uso: Los consultores IoT observan las actividades del negocio e identifican donde este negocio de puede beneficiar con una solución IoT. A la vez que determinan el valor al incorporar una solución IoT en el negocio actual, en los procesos, y nuevos negocios, optimizando los esfuerzos en la implementación.
  • Desarrollo de una estrategia IoT: La implementación de IoT requiere desarrollar una estrategia y establecer un marco de referencia que ayude al negocio durante todo el proceso.
  • Investigación, Desarrollo y prototipos: IoT es una tecnología emergente. Se requieren I+D y pruebas de concepto para identificar los beneficios y retos de cualquier nueva tecnología.
  • Recomendación de Hardware y Software: La experiencia de los consultores IoT les permite conocer los mejores productos en el mercado. Ellos ayudarán a las empresas al compartir ese conocimiento sobre distintos tópicos.

En un mundo de datos abundantes y complejos, las soluciones IoT serán capaces de proveer consistentemente más y mejores decisiones que la gente. Hoy la Inteligencia Artificial y las aplicaciones de Machine Learning, incrementarán exponencialmente el conocimiento, más allá de lo que los humanos pueden pensar y aprender.

Con el aporte de vastas cantidades de datos, una y otra vez, mediante sensores en los lugares donde se producen, el software y las aplicaciones IoT, aprenderán a identificar patrones y correlaciones entre los datos para tener mejores resultados. A mayor cantidad de datos y mayor rapidez en los procesos, mejores serán los efectos positivos.

Es por esto por lo que, muchas aplicaciones requerirán capacidades en la periferia de la red, con recursos desplegados lo más cerca posible de los lugares donde se recolectan los datos.

Los principales analistas y consultoras pronostican un volumen de negocio combinado en las soluciones IoT, cercano a 600 Billones de dólares para 2023. Por su parte, los grandes inversores, apuestan claramente con participaciones de capital, en este sector de franco crecimiento. Todos los ingredientes de IoT están servidos, solo hace falta combinarlos correctamente para conformar un futuro prometedor, que como poco, nos sorprenderá a todos.

Share this post

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email
Share on print