“Nuestro fondo €150M cubre el hueco existente en Europa para impulsar scaleups tecnológicas y sacarlas a Bolsa”

Su Fondo AIG4 replica casos de éxito como Holaluz, que debutó en el MAB con una valoración de €160M…

Francisco Velázquez de Cuéllar: Sí, hemos visto un hueco muy claro en lo que llamamos “scaleups” tecnológicas. Holaluz es el exponente más conocido y reciente, pero hay otras inversiones de éxito en nuestra historia como Nice People at Work, NxtGen, Enmedio, Boxi Sleep, Billpocket y Akamon entre otras, con ebitdas de entre €1M y €8M y crecimientos sostenidos. AIG4 replica ese modelo de forma sistematizada, aprovechando el know how y la experiencia adquirida con los vehículos anteriores, donde hemos logrado un retorno medio de 6x en empresas tecnológicas innovadoras. Muchas de ellas son financieramente sostenibles y, por lo tanto, tiene mucho sentido que puedan llegar a salir a Bolsa, generar dividendos o crecer vía adquisiciones. La pandemia ha quitado
la venda de los ojos a muchos inversores institucionales españoles. Cada vez hay más apetito de fondos de pensiones, aseguradoras y family offices por invertir en compañías líquidas y sostenibles.

AIG4 es su sexto fondo de inversión directa y el cuarto para España y Europa ¿Cuándo prevén anunciar las primeras inversiones? ¿Cómo marcha actualmente el fundraising?

Alfonso De León: Ya hemos firmado una primera operación en España y vemos un pipeline interesante para esta estrategia diferencial y única. Nuestra previsión es realizar entre 10 y 14 inversiones. Como decía Francisco, el apetito institucional es cada vez mayor por los bajos tipos de interés y la búsqueda de rentabilidad. De hecho, en los últimos dos años hemos crecido en activos bajo gestión en los distintos vehículos hasta alcanzar los €600M. El fondo permite tener exposición a tecnología e innovación con un menor riesgo, una curva de flujos más corta y mayor liquidez. La mejor muestra de que para acceder a oportunidades tecnológicas no hay por qué arriesgar todo o nada a la búsqueda de un “unicornio”. El Covid-19 está dejando a muchas excelentes empresas en tierra de nadie, pero con una perspectiva de revalorización excepcional si se cuenta con el capital y el apoyo necesarios.

FVC: Con el Fondo AIG4 hicimos un primer cierre de €75M y vamos a hacer dos más, uno a finales de este verano y otro al alcanzar el hard cap este mismo año. Aproximadamente un 40% de la base inversora son inversores institucionales, un 25% son inversores públicos y el resto son family offices y entidades de banca privada con las que trabajamos.

¿Qué porcentaje de los recursos del Fondo AIG4 se invertirán en España?

FVC: España es el mercado principal, representando más de la mitad de los recursos. El universo potencial es amplio, existen unas 250 compañías españolas que cuadran con la tesis de inversión. De éstas, un 20% están en portfolios de firmas de venture capital, pero también podemos invertir fuera, principalmente en Europa y realizar alguna inversión en
Latinoamérica.

ADL: Las compañías donde invertimos empiezan a tener la capacidad de asumir deuda, con ebitdas positivos, por lo que son exigentes en sus valoraciones. En cualquier caso, nuestra estrategia cubre un hueco existente en toda Europa que no está siendo atendido por los inversores tradicionales, ya sean de venture capital o de buy out. Los primeros, porque se centran en la búsqueda de unicornios y los segundos, porque rehúyen las inversiones en innovación tecnológica o en participaciones minoritarias.

¿Perciben también un mayor interés por su fondo de fondos Aurora?


ADL: Sin duda. Con Aurora ya hemos alcanzado un total de 17 fondos comprometidos y llegaremos a 25 a lo largo de este año, con  un deployment muy rápido. Hemos invertido el 50% en ciencias de la vida y el resto en tecnología, ofreciendo una exposición única a nuestros inversores. El retorno del primer año ha sido espectacular, un múltiplo de 1,4x el capital invertido. Nos hemos posicionado como inversor de referencia accediendo a gestores internacionales de primer nivel. Una vez invirtamos en los 8 fondos que faltan abriremos un periodo de co-inversiones y empezaremos a trabajar en la siguiente plataforma, Aurora II, para lanzarla en 2022 con un tamaño en el entorno de €200M y un foco más global. Nuestra ambición es que los verticales de inversión directa, CVC y Fondo de Fondos nos otorguen un volumen cercano a los €1.000M en el plazo de dos o tres años.

¿Están analizando más inversiones con su estrategia de Special Opportunities tras la compra de Cañas y Tapas?

FVC: La estrategia nació para dar servicio a grandes grupos industriales de la restauración que querían entrar en Europa de nuestra mano, primero con la adquisición de Le Pain Quotidien y posteriormente de Cañas y Tapas. Llevábamos analizando la operación desde 2019 y la teníamos muy trabajada. El Covid-19 la retrasó, pero nos permitió realizar la transacción con mayor visibilidad y a un precio diferente. Cañas y Tapas es una marca líder con un gran potencial de crecimiento fuera de España, especialmente en Francia, donde está siendo un éxito.

ADL: Las oportunidades especiales están en el ADN de Axon. Como emprendedores, fuimos la primera gestora española con un fondo en Latam y en la India, donde recientemente hemos cerrado nuestra cuarta desinversión con la venta de NxtGen a Iron Mountain, cotizada en el Nasdaq, con un retorno de 2x. Viniendo el venture capital hicimos el primer fondo de fondos independiente del mercado y estamos realizando el primer crossover fund de Europa. El tiempo dirá si la estrategia de Special Opportunites será una unidad core de Axon pero, por el momento económico,
pensamo habrá un deal flow importante en España, cuando acaben las ayudas públicas y finalicen los ERTEs.

Share this post